La OMS considera
este trastorno como el primer problema de la salud mental del mundo. Afecta a
más de 350 millones de personas de todas las edades y de todas las razas y países.

Yo tenía un perro negro, su nombre era
Depresión

La verdadera depresión es una
enfermedad mental que no debe confundirse con sentirse deprimido, que puede ser
simplemente una respuesta normal a acontecimientos relacionados con el trabajo
o la vida personal. Estas depresiones desaparecerán probablemente en unas pocas
semanas como mucho y no son una causa de alarma.

En otros casos sin embargo, la depresión
se agarra tan fuerte que quien la sufre es incapaz de librarse de ella sin
ayuda, y entonces es necesario el tratamiento.

Los síntomas incluyen una
abrumadora sensación de vacío, baja autoestima, cambios de humor, insomnio,
fatiga, desesperación, irritabilidad, comportamiento obsesivo, síntomas físicos
como dolor de espalda, cefaleas y palpitaciones. También pueden producirse problemas
digestivos, ataques de ansiedad y pérdida de apetito y de libido. En casos extremos
puede experimentar alucinaciones.

La causa de la depresión puede
ser un trauma emocional, un acontecimiento estresante, causas físicas…; Sin embargo
a menudo no hay ninguna causa fácilmente identificable.

Vivir
con un perro negro: una guía para parejas y acompañantes

La depresión suave puede ser tratada hablando con un médico o un
consejero. La enfermedad depresiva necesita tratamiento con medicación o psicoterapia,
o ambas cosas. Los nuevos antidepresivos tienen menos efectos secundarios, pero no dejan de tener sus propios inconvenientes.
También pueden ayudar las terapias alternativas.

Videos educativos de la OMS.